«Fox + Chick: Un paseo en barca y otras historias nos vuelve a maravillar con ese juego al absurdo que nos permite valorar algo tan simple como pasar tiempo juntos, los juegos sencillos, la compañía, la empatía, el cariño. El valor del día a día, lo hermoso en lo cotidiano y la simplicidad de la amistad. Un libro que desprende ganas de vivir, optimismo y buen humor.»

PEKELELE, BLOG.

>>Enlace a la noticia


 

«Estamos absolutamente maravillados con los libros de Fox + Chick. Hemos entrado en ellos de cabeza, y ahora queremos más, como criatura acostumbrada al chóped que de pronto un día prueba la mortadela de Bolonia. La editorial Liana, muy joven, ha logrado traernos a España a este autor premiadísimo en Estados Unidos; ha ganado el Theodor Seuss 2019 y varios reconocimientos de periódicos como el New York Times y el Boston Globe. Además de La fiesta y otras historias, acaba de publicarse aquí en 2020 Un paseo en barca y otras historias. ¿Qué tienen de especial estos libritos sobre un zorro y un pollo? Pues antes de entrar en detalle, diremos que nos ha parecido un digno heredero de Arnold Lobel. Lobel es para nosotros (y para muchísima gente) uno de los mejores autores de cuentos infantiles. Su capacidad de crear historias que rompen lo previsible es asombrosa. Bien, pues ese don lo ha heredado Ruzzier. Fox y Chick son una especie de Sapo y Sepo (uno más tranquilo y sensato, otro más tontuelo y tarambana) capaces de transformar la cotidianeidad en algo fascinante. Otros han querido ver a un Epi y un Blas, y otros a un Krazy e Ignatz… Sea como sea, el dúo es único. Ruzzier ha escogido un formato de cómic, con pocas viñetas por página y unos diálogos maravillosos, que van de lo tierno a lo surrealista. Mención aparte merecen también los escenarios insólitos, como la ocurrente casa del árbol de Chick (una especie de nuevo oratorio de San Protaso en mitad del viejo Lorenteggio imaginativo, como tal vez podría decir el autor). Los colores son suaves, y la tipografía clara y legible, lo cual, junto con una cuidada edición en tapa dura y papel grueso, le otorga un aspecto inconfundible de clásico. Hemos tenido que comprobar varias veces el año de la primera edición (2018), porque no nos fiábamos de que alguien pudiera crear una obra tan reconociblemente «canónica» (ya la consideramos como tal) y tan cercana en el tiempo.»

Ignacio Ceballos, LITERATIL.

>>Enlace a la noticia